Útil

Mira cómo debes preparar la sangría perfecta

Mira cómo debes preparar la sangría perfecta

Combate el calor con una deliciosa sangría. Es la bebida por excelencia del verano.

Para preparar la sangría clásica sigue estas indicaciones.

INGREDIENTES (4 Personas):

- 1 litro de vino tinto
- 2 melocotones
- 2 plátanos
- 2 naranjas
- 1 manzana
- 1 limón
- 60 mg de azúcar

Pela y corta en trozos los melocotones, la manzana y los plátanos. Corta en trozos las naranjas y el limón, sin pelar. Vierte toda la fruta en una jarra grande o dispensador.

Añade el azúcar a la fruta y el vino. Remueve.

Deja reposar la mezcla dos horas aproximadamente en la nevera para que macere.

Ahora ya solo tienes qué decidir cómo la presentas.

En vaso alto decorado con rodajas de limón…

… O en mason jars.

Cortesía de Tekoe

Y si te apetece innovar, prueba alguna de estas originales sangrías:

Reinventando la sangría: ocho recetas para incluirla en tu mesa

Sangría de cava

Una sangría deluxe para una cena de verano. Una copita?

La receta, aquí.

Sangría rosada de melocotón

Esta sangría es refrescante y está riquísima. Es perfecta para acompañar en una barbacoa.

La receta, aquí.

Sangría de melón

No agotes el verano sin haberla probado. El toque dulce del melón te encantará.

La receta, aquí.

Sangría tropical

Esta receta es perfecta no sólo para una comida en casa de verano sino que es la última moda en las bodas más chic. Pruébala.

La receta, aquí.

Sangría de frutos rojos

Refrescante, deliciosa y antioxidante. Este verano, tienes que probarla. Sienta de lujo después de un interminable día de sol.

La receta, aquí.

Sangría blanca con moscato

Olvida el color burdeos de la receta tradicional. Esta versión cambia el tono y mantiene el punto dulce del vino moscatel.

La receta, aquí.

Sangría Margarita

Esta versión es el mix perfecto entre el trago tradicional de sangría y las copas urbanitas del cóctel Margarita. Ya estás tardando en probarla.

La receta, aquí.

Sangría tradicional con vino moscatel

Porque no está de más recordar la receta tradicional que, al final, es la que siempre gusta a todos.

La receta, aquí.